Derecho a la paz y derecho a la guerra Francisco de Vitoria

Derecho a la paz y derecho a la guerra Francisco de Vitoria
Recomendar a un amigo Añadir a mis libros
En papel:
Salida en 1 semana
17,00 € 16,15 € (Descuento -5.0%)
Consultar disponibilidad en tiendas


Son más bien pocos los trabajos que los filósofos del derecho españoles han dedicado a quien se considera el fundador de la doctrina del derecho internacional y de sus fundamentos éticos: Francisco de Vitoria. Por esta razón merece que se de la bienvenida a esta obra de la profesora Angela Aparisi Miralles, que ha sabido sintetizar en breves y certeras páginas el pensamiento filosófico-jurídico del ilustre dominico sobre la guerra y la paz. Pero este estudio no sólo tiene un interés historicista, ya que viene motivado, asimismo, por la necesidad de dar respuesta a los problemas que hoy nos acucian. En esta tarea de abordar cuestiones actuales la profesora Aparisi ha hecho gala desde hace tiempo de un espíritu inquieto e investigador, como lo demuestran sus múltiples publicaciones, especialmente sobre bioética y sobre deontología de las profesiones jurídicas. Pues bien, el libro que tengo el honor de presentar se plantea una actualización de las tesis de Vitoria desde las coordenadas de la filosofía juridico-política de nuestro tiempo. De ahí que reformule las tesis vitorianas a la luz de la bibliografía actual. Tras la caída del muro de Berlín en 1989 y el derrumbe de la URSS, asistimos con preocupación a la existencia de un nuevo escenario internacional. Si la división del mundo en dos bloques enfrentados, consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, tuvo a la humanidad en vilo, hoy la situación no es mucho mejor. Algunos analistas subrayan que la llamada "guerra fría" generó un alto nivel de seguridad en las relaciones entre los Estados y que al desmoronarse aquel sistema de equilibrio hemos entrado, a comienzos del siglo XXI, en una confrontación mucho más peligrosa. El símbolo de esta última lo constituye el espectacular atentado a las twin towers de Nueva York, que para unos es la causa, y para otros el pretexto, de la guerra de Irak. En este contexto traumático, que para los españoles tomó cuerpo en los atentados de Atocha, en Madrid, el 11 de marzo de 2004, tres días antes de las elecciones generales, no es de extrañar que los ojos de los teóricos se vuelvan hacia los problemas de la guerra y de la paz. Mucho se habla de esta última, y no hay nadie que la rechace. Pero sucede con ella como con todas las grandes palabras que expresan ideales. ¿Es la paz mera ausencia de violencia física o precisa también del respeto de los derechos humanos? ¿Hay que proscribir toda guerra por tener en nuestro tiempo una capacidad aniquiladora como antes no se ha conocido o, por el contrario, hay que admitir la teoría clásica de la guerra justa? Y si sucede que en todo caso las guerras siguen existiendo, ¿no habrá que regularlas por el derecho imponiendo oportunos límites? Aunque hoy la técnica bélica no sea comparable a la del siglo XVI, no conviene echar en saco roto las ideas del humanismo cristiano que elaboraron autores como Erasmo de Rotterdam y Francisco de Vitoria. Desde la obra de James Brown Scott y de Alfred von Verdross, dos extranjeros que se han acercado a los comienzos del derecho internacional con actitud objetiva, ya no se puede dudar del valor fundante y luminoso de la obra de Vitoria. Teólogo formado en la Escolástica tomista que se impartía en la Sorbona, este burgalés de temperamento independiente y certera pluma, supo aplicar el pensamiento iusnaturalista clásico a los problemas concretos de la guerra y de la paz. Se adelantó con ello a su tiempo, pues desde la teología moral fue capaz de acuñar un pensamiento de aplicación universal, independiente de las creencias religiosas, basado sobre todo en la idea de la comunidad fraternal de todos los seres humanos y en el consiguiente ius communicationis. Concibe Vitoria el mundo en su conjunto como una auténtica comunidad jurídica, cuyos protagonistas (las gentes o pueblos) han de regirse por un ius inter gentes de alcance universal. Vitoria, además, no se limita a formular los fundamentos teóricos de un necesario derecho internacional, sino que baja a la arena de las cuestiones concretas para, desde el contexto histórico que le tocó vivir, sobre todo como consecuencia del descubrimiento de América, aplicar los criterios de justicia a los que se llega por el ejercicio de la razón práctica. Por eso sus escritos, debidamente leídos en el contexto de su relación con nuestros actuales problemas, constituyen una preciosa fuente de inspiración. El lector de este libro podrá comprobar por sí mismo la verdad de este aserto de la mano de los comentarios de su autora. Tras una exposición general que sirve de introducción para situar a Francisco de Vitoria en su contexto histórico y para dar una visión general de su pensamiento iusinternacionalista, la obra se despliega en otros dos capítulos, dedicados respectivamente al derecho a la guerra (ius ad bellum) y al derecho de la guerra (ius in bello). Dos situaciones claramente diferenciadas, pues en un caso se trata de analizar en qué condiciones se tiene derecho a hacer la guerra, que es lo mismo que preguntarse por las causas de la guerra justa y por el concepto y condiciones de ésta, y en otro lo que se exponen son los principios básicos de ética jurídica que han de presidir la acción de los Estados una vez que ya están, de hecho, en situación de guerra. Aspectos ambos que sólo adquieren sentido desde una perspectiva que los conecte con el bien social que toda guerra justa ha de perseguir, y que no es otro que la paz. Ahora bien, no de una paz cualquiera, sino de la paz verdadera, que es aquella que es expresión de la justicia. Debido a esta vinculación insoslayable, la reflexión filosófica sobre la guerra y sobre la paz forma parte sustantiva de la teoría de la justicia y, por consiguiente, de la filosofía del derecho. Gregorio Robles Morchón Capítulo I Presupuestos filosófico-políticos de la teoría de la guerra justa I. Introducción . II. Contexto social y filosófico-político . III. Los escritos de Francisco de Vitoria: las Relectiones . IV. Trascendencia de la obra de Vitoria . V. Presupuestos de la teoría de la guerra justa . V.1. Humanitas y derechos humanos . V.2. Una concepción universalista y social de los derechos humanos . Capítulo II El ius ad bellum y las causas de la guerra I. Sobre la guerra y sus males . I.1. Antecedentes de la doctrina de la guerra justa . II. De iure belli . II.1. Consideraciones generales . II.2. Estructura . II.3. El pacifismo y la licitud moral de la guerra . II.4. La diferenciación entre guerra defensiva y ofensiva . a) La guerra ofensiva y su conexión con la justicia punitiva . b) Las razones justificativas de la guerra ofensiva . III. Insuficiencia de la concepción de la guerra como acto de justicia punitiva . IV. La autoridad competente para declarar o hacer la guerra . IV.1. La guerra defensiva puede ser emprendida por cualquiera . IV.2. La declaración de la guerra pública . IV.3. La autoridad de declarar la guerra en el marco de la comunidad internacional . V. La razón o causa justa de la guerra . V.1. La diferencia de religión nunca es justa causa . V.2. No es justa causa la voluntad de extender el territorio . V.3. La única razón y justa causa para declarar la guerra es la violación del Derecho . VI. La intervención por razón de humanidad en Vitoria . VII. Rectitud de intención y buena fe al valorar la justa causa . VII.1. La opinión del gobernante . VII.2. Órganos competentes para examinar las causas de la guerra . VII. 3. Actitud del resto de los ciudadanos ante la guerra . VIII. ¿Puede ser una guerra justa por ambas partes? . Capítulo III El derecho de guerra I. El ius in bello . II. Situación de los inocentes o no combatientes . II.1. El bien de la vida . II.2. Los bienes materiales . II.3. El derecho a la libertad . III. La condición de beligerantes y combatientes . IV. Régimen de imposición de sanciones . IV.1. El bien de la vida . IV.2. Los bienes del Estado culpable y vencido . V. Reglas finales . Conclusión . Bibliografía .

Introducir comentario
Libros escritos por
Si no se cargan automáticamente los resultados, pulse aqui para cargar