Juan Pablo I: caso abierto


Autor/es: Jess Lpez Sez
Juan Pablo I: caso abierto
Recomendar a un amigo Añadir a mis libros
En papel:
Prxima Aparicin
22,00 € 20,90 € (Descuento -5.0%)
Consultar disponibilidad en tiendas


La muerte de Albino Luciani, papa Juan Pablo I ?en 1978, al mes de su eleccin? es uno de los grandes misterios del siglo XX. Interrogantes elementales quedaron sin verdadera respuesta: de qu muri Juan Pablo I?, cul fue realmente su figura?, hubo cambio de rumbo en la Iglesia? Treinta aos despus, el caso sigue abierto. El juicio no se ha hecho donde tena que hacerse, pero est en la calle. El papa gozaba de buena salud, segn su mdico personal. Haba tomado decisiones importantes y arriesgadas. Haba decidido terminar con los negocios vaticanos, incluso haciendo frente a la logia masnica Propaganda Dos y a la mafia. Un aspecto importante, que no se puede pasar por alto es ste: la figura de Juan Pablo I ha sido profundamente deformada. Se dijo que estaba enfermo, que muri aplastado por el peso del papado, que no estaba capacitado para ser papa. Tal distorsin es mantenida por quienes defienden la versin oficial: infarto agudo de miocardio; y, si esto no vale, embolia pulmonar; en cualquier caso, muerte natural. Fue as, o le dieron una dosis letal por poner el dedo en la llaga?. Se le hizo la autopsia? Cmo explicar el silencio de los papas que le sucedieron? Ya no est el papa Wojtyla, pero est su asesor teolgico durante ms de dos dcadas (1981-2005), el papa Ratzinger, que desde entonces dirige el rumbo conservador de la Iglesia. La perspectiva es suficiente y se imponen estas preguntas: Qu pas con el Concilio?, es un talento enterrado por miedo conservador?, se enterr con Juan Pablo I el Concilio Vaticano II? Con singular acierto, se le llam a Juan Pablo I papa profeta, que se march, como Elas, de una forma extraa, pero hubo un Eliseo que estaba a su lado atento a lo que ocurra y recogi con decisin el manto del profeta misteriosamente arrebatado. Recoger su manto es recoger su testimonio, su figura, su presencia entre nosotros. Ciertamente, algo as tena que suceder ahora.

Introducir comentario
Libros escritos por
Si no se cargan automáticamente los resultados, pulse aqui para cargar