Las Medidas Cautelares en el Proceso Civil

Las Medidas Cautelares en el Proceso Civil
Recomendar a un amigo Añadir a mis libros
En papel:
En stock, salida inmediata
35,00 € 33,25 € (Descuento -5.0%)
Consultar disponibilidad en tiendas


Una de las novedades de la LEC fue realizar una regulación unitaria de las medidas cautelares en los artículos 721 a 747 LEC. De esta forma se concretaba la exigencia expresada por el Consejo General del Poder Judicial y por la doctrina de forma unánime durante la vigencia de la LEC de 1881. El objeto de esta monografía es revisar la problemática suscitada después de más de diez años de la entrada en vigor de la LEC. Para ello se realiza un completo análisis doctrinal y jurisprudencial con la finalidad de aportar soluciones eficaces a los problemas procesales que ha planteado la interpretación y aplicación de la regulación de la LEC sobre las medidas cautelares. Índice AGRADECIMIENTOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 I. INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 II. NATURALEZA JURÍDICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 III. CARACTERES DE LAS MEDIDAS CAUTELARES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 1. Instrumentalidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 A. La instrumentalidad tradicional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 B. La instrumentalidad atenuada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 2. Temporalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40 3. Asegurar la efectividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 A. Medidas conservativas y anticipativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44 a. Asegurar la ejecución: medidas conservativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44 b. Asegurar la efectividad: medidas anticipativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 B. La efectividad de la sentencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 C. La idoneidad de la medida cautelar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52 La anotación preventiva de demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 El embargo preventivo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56 Otras medidas cautelares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 D. La onerosidad de la medida para el demandado como causa de denegación . 61 IV. PRESUPUESTOS DE ADOPCIÓN DE LAS MEDIDAS CAUTELARES . . . . . . . . . . . 65 1. El fumus boni iuris o la apariencia de derecho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 A. La fundamentación del fumus boni iuris . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 B. Juicio provisional e indiciario favorable al fundamento de su pretensión . . . 68 C. El grado de convicción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70 D. Concreción del fumus boni iuris en la LEC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73 E. Medios de prueba que se pueden practicar en la vista de adopción de medidas cautelares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 10 Vicente Pérez Daudí F. La interpretación jurisprudencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 a. La exigencia del fumus boni iuris . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 b. La influencia de los actos de la parte en la apreciación del fumus boni iuris por el Tribunal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 c. La valoración de la incomparecencia de la parte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 G. La atribución de la competencia a un órgano jurisdiccional distinto al que conoce del proceso principal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83 2. Periculum in mora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 A. Concepto. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 B. Periculum in mora objetivo y subjetivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90 C. El «periculum in mora» como fundamento o como presupuesto de las medidas cautelares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 D. La interpretación judicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 E. La subsanación de la no alegación del periculum in mora . . . . . . . . . . . . . . . 100 F. Las consecuencias de la no acreditación del periculum in mora. . . . . . . . . . . 102 G. La existencia de una situación de hecho consentida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103 H. Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 3. Caución. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108 A. Concepto. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108 B. La caución en la teoría general de las medidas cautelares . . . . . . . . . . . . . . . 109 a. Naturaleza jurídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109 b. Fundamento de la exigencia de caución. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110 i. Desde el punto de vista del demandado. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 ii. Desde el punto de vista del ordenamiento jurídico. . . . . . . . . . . . . . . 113 C. El carácter obligatorio del ofrecimiento de caución y la posible subsanación de su no alegación en el escrito de solicitud de medidas cautelares.. . . . . . . 114 D. Cuantificación de la caución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119 a. La relatividad y la influencia del fumus boni iuris . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120 b. Los daños y perjuicios que la medida cautelar puede causar en el patrimonio del demandado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122 E. La asistencia jurídica gratuita y la caución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123 F. Forma de constituir la caución. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126 G. Constitución de la caución. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 a. Tiempo de constitución de la caución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 b. La constitución de la caución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130 4. La pendencia del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 A. La medida cautelar previa al inicio del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132 B. La medida cautelar después de iniciado el proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135 C. La medida cautelar y el arbitraje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 D. La medida cautelar y el proceso de ejecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140 V. EL PROCEDIMIENTO DE ADOPCIÓN DE LAS MEDIDAS CAUTELARES. . . . . . . . . 141 1. El órgano jurisdiccional competente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 A. La jurisdicción internacional. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 B. Competencia objetiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147 C. La competencia territorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149 LAS MEDIDAS CAUTELARES EN EL PROCESO CIVIL 11 D. El tratamiento procesal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150 2. La solicitud de adopción de medidas cautelares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151 A. Momento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151 B. Postulación procesal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152 C. El contenido de la solicitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154 D. La posible inadmisión de la solicitud de adopción de medidas cautelares si no se alegan los presupuestos de adopción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160 3. Traslado al demandado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160 4. Vista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167 A. Actividades previas a la vista de adopción de las medidas cautelares . . . . . . 168 B. Actividad del demandante en la vista de adopción de las medidas cautelares . 171 C. Posibilidades de defensa del demandado en la vista de adopción de las medidas cautelares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172 a. La idoneidad de las medidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173 b. Los presupuestos de adopción de la medida cautelar . . . . . . . . . . . . . . . 173 c. Cuantificación de la caución. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176 d. El ofrecimiento de la caución sustitutoria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176 e. Proposición de prueba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176 f. Costas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177 5. La proposición y la práctica de la prueba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177 6. Las conclusiones de las partes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178 7. Resolución judicial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178 A. Forma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178 B. Contenido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180 a. Auto desestimatorio de la medida cautelar. Especial referencia a la imposición de las costas procesales.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180 b. Auto estimatorio de la medida cautelar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181 i. La adopción de una medida distinta a la solicitada por las partes . . . 182 ii. Costas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186 c. Recursos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191 d. Cosa juzgada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192 8. Oposición a la medida cautelar adoptada inaudita parte . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195 9. Modificación de las medidas cautelares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197 A. Causas de modificación de las medidas cautelares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197 B. Nuevas circunstancias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197 C. La influencia de la sentencia absolutoria definitiva respecto de las medidas cautelares adoptadas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199 a. La regulación legal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199 b. Los efectos de la sentencia de primera instancia en las medidas cautelares ya adoptadas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201 c. Influencia de la sentencia de primera instancia en la resolución del recurso de apelación contra el auto decidiendo las medidas cautelares. . 205 D. Caución sustitutoria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207 E. El mantenimiento de las medidas cautelares después de sentencia firme . . . 211 F. Las medidas cautelares y la ejecución provisional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212 G. La influencia de la declaración de concurso del demandado sobre las medidas cautelares adoptadas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216 12 Vicente Pérez Daudí a. La competencia funcional para la adopción de las medidas cautelares . . 216 b. El efecto de la declaración del concurso sobre las medidas cautelares ya adoptadas. La suspensión de la eficacia de las medidas cautelares . . . . . 218 10. Procedimiento de modificación de las medidas cautelares . . . . . . . . . . . . . . . . . 222 VI. ALZAMIENTO DE LAS MEDIDAS CAUTELARES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225 1. No presentación temporanea de la demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225 2. El plazo para la interposición de la demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226 A. La fijación del plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226 B. La naturaleza del plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227 C. «Dies a quo» del cómputo del plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228 D. La suspensión del plazo para presentar la demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230 E. Adecuación de la demanda a la medida cautelar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231 F. La influencia en la declaración del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233 G. El arbitraje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235 H. El proceso extranjero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236 I. El análisis de oficio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236 3. Renuncia a la medida cautelar adoptada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237 4. Paralización del proceso principal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237 5. La finalización del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238 A. Conclusión anormal del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238 a. Transacción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238 b. Desistimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239 c. Renuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240 d. Caducidad de la instancia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241 e. El allanamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242 f. La satisfacción extraprocesal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242 B. Terminación del proceso a través de sentencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242 a. Sentencia absolutoria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242 b. Sentencia condenatoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243 c. Ejecución provisional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245 VII. EXACCIÓN DE DAÑOS Y PERJUICIOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247 1. Sujeto pasivo de la indemnización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248 2. Naturaleza jurídica de la responsabilidad del solicitante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248 3. Procedimiento para reclamar la indemnización de daños y perjuicios. . . . . . . . . 250 VIII. EFICACIA DE LA MEDIDA CAUTELAR. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257 1. La constitución de la caución como condición de eficacia. . . . . . . . . . . . . . . . . . 257 2. La ejecución de la medida cautelar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258 A. La previsión legal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258 B. La ejecución de oficio de la medida cautelar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259 C. La intervención de las partes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262 LAS MEDIDAS CAUTELARES EN EL PROCESO CIVIL 13 D. Los recursos contra la providencia que se pronuncia sobre la caución constituida. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262 E. La inaplicación del incidente de oposición a la ejecución de oficio de las medidas cautelares y la intervención de las partes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264 IX. LAS MEDIDAS CAUTELARES CIVILES EN EL PROCESO PENAL. . . . . . . . . . . . . . 269 1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269 2. Las medidas cautelares civiles en el proceso penal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 270 3. El objeto de protección por las medidas cautelares civiles . . . . . . . . . . . . . . . . . 271 4. Los presupuestos para la adopción de las medidas cautelares . . . . . . . . . . . . . . 272 A. El fumus boni iuris . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272 B. El periculum in mora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 275 C. El ofrecimiento de caución por el solicitante de la medida . . . . . . . . . . . . . . 277 5. Cuestiones procedimentales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278 A. Adopción de las medidas cautelares de oficio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278 B. Adopción de las medidas cautelares inaudita parte. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280 C. Momento procesal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280 6. El posible mantenimiento de las medidas cautelares civiles adoptadas por el Tribunal penal cuando finaliza el proceso penal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281 7. La adopción de medidas cautelares por el órgano jurisdiccional civil durante la pendencia del proceso penal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285 A. Cuando no se ha iniciado el proceso civil de forma previa al proceso penal . . 285 B. Cuando se ha iniciado el proceso civil y se ha suspendido por el planteamiento de una cuestión prejudicial penal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288 BIBLIOGRAFÍA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291

Introducir comentario
Libros escritos por
Si no se cargan automáticamente los resultados, pulse aqui para cargar