TODOS A MORIR A HOLANDA



DOLOR: Sensación aflictiva de una parte del cuerpo. Pesar, tristeza, pena, sufrimiento.

INSOPORTABLE: Intolerable, que no se puede soportar. Molesto, fastidioso.


El dolor suena a regusto impertinente que no tiene final. En el mismo momento de actuar, no piensa en marcharse. Se instala cómodamente, y se prepara para pasar unas miméticas, a veces grandiosas, vacaciones en lo sanado, a costa del sufrimiento.
Imperan derechos a la vida, antepuestos a los derechos a la muerte. Y es que hoy en día tenemos derechos a diestro y siniestro, sin saberlo ni nosotros mismos.
Ayer mismo se aprobó en Holanda ese derecho a la muerte. A partir de ahora ya podemos morir, si nuestro dolor es insoportable, a petición de nuestros parientes más cercanos, o de nosotros mismos, si estamos en uso de la Palabra, en el país de Holanda.
Si tuvimos la oportunidad de coincidir en Australia hace unos años, pudimos morir a nuestra elección. Un año más tarde se rebocó la propuesta.
Y es que cuesta morir, o cuesta que te maten a petición propia. Insisto, hoy en día cuesta morir a no ser que estés en alguna supuesta lista (normalmente indeseada por parte del futuro muerto) o tu extracción laboral sea de suma peligrosidad.
Cabe, sin más, acceder a un vuelo hacia Holanda, pasarse por uno de los cientos coffeashops, pasar la noche en cualquier club de alterne, y a la mañana siguiente, aprobada tu petición de morir por la comisión que estudiará tu propuesta, morir a tus anchas. Fin a tus males, fin a tu dolor, fin a tu dolorosa vida de enfermo.
El parlamento de Holanda ha puesto una cláusula irrefutable: se aplicará la eutanasia en caso de que la situación sea INSOPORTABLE. Y es que hay situaciones verdaderamente INSOPORTABLES, más de las que conllevan una enfermedad.
Rosa lleva con su padre, en el hospital, más de quince años. Ella sabe que sufre, o cree que lo sabe. Los familiares compran palomitas, pipas y otras chucherías, los domingos por la tarde (en horario de visitas) para demostrarle su afecto de por vida (o de por muerte). Está en coma hace quince años, lleno de tubos por cada uno de los poros de su cuerpo. Sufre en silencio, o en otra parte, fuera de la habitación del hotel de enfermos. Tiene 87 años y sus perspectivas de vida son de un 10%, tambaleándose cada día en un 2% abajo, un 2.3% arriba. Rosa también está enferma, pero se hace fuerte. Lo que nunca entenderá es por que siguen manteniéndole vivo en la muerte.
Los problemas empezarán con casos como enfermos en coma, enfermos inconscientes, o enfermos de alzhéimer. Los debates a muerte entre familiares a favor de que se le practique la eutanasia y los que piensan en contra. Total que al final decidirán la muerte del paciente, no él mismo.
Estudiando las PERSPECTIVAS DE VIDA de cada solicitud de muerte, pasando por una comisión regional (formada por un jurista, un médico, y un ético) que valorará si esas perspectivas son buenas o por el contrario dignas de aplicar la inyección letal de abandono del dolor. En 1998, fueron 2.500 peticiones de eutanasia; este récord podrá verse superado el próximo año, con total seguridad.
La eutanasia, al igual que la prostitución y los matrimonios entre homosexuales ya estaba tolerada, pero no legalizada. Con este empuje (bueno o malo, a decisión del lector) o tropezón (a decisión del lector) Holanda es el primer país que legaliza la muerte por voluntad propia en enfermos con pésimas PERSPECTIVAS DE VIDA, o que padezcan de falta de ganas de vivir ( "los límites en los casos de depresión son muy difíciles de fijar"). En Oregón (EEUU, como no) ya se han practicado 43 muertes a petición de sus enfermos, desde que se despenalizara la eutanasia.
En fin, aquí seguiremos viviendo o muriendo cada día un poco más. Ataque o no contra la dignidad humana (creencia del Vaticano en este asunto) apoyaremos la decisión frente a la obligación. Esperemos que nuestras perspectivas de vida superen nuestros deseos, y cuando tengamos que morir, pues moriremos.



J.Bermúdez

Equipo Redacción

Si quieres opinar sobre el tema, puedes enviárnoslo a esta dirección: webmaster@tirant.es


Bibliografía